Tó como campaña de marketing

Des de hace ya un tiempo se viene previendo que estamos en la era del contenido. Cada día se comparten miles fotos, vídeos, artículos, etc., la mayoría de los cuales nunca sabremos que existen. Hacerse un hueco entre miles de publicaciones es cada vez más difícil y sino preguntárselo a las marcas.

Cada vez se consume más televisión en diferido, gracias a diferentes plataformas de las cadenas de televisión, podemos bloquear anuncios con diferentes aplicaciones y los que puedan aparecer no llaman nuestra atención, solo nos molestan. Aun así se siguen produciendo los mismos anuncios de siempre aunque algunos están creando nuevos tipos de publicidad.

A estas alturas a todos nos suena el termino influencer, dígase esa persona que tiene muchos seguidores en una red social ya sea Facebook, Twitter, Youtube o Instagram, el reino de los influencers por el momento. Estos suelen ser personas normales, cualquiera de nosotros podría serlo, que se han hecho conocidas a través de un blog, de colgar vídeos, de sus comentarios ingeniosos o por colgar fotos bonitas. Lo que les hace especiales es que mueven a miles de personas las cuales quieren ir a los mismos sitios que ellos, llevar la misma ropa, usar los mismos productos…y eso las marcas lo saben.

Risto mejide - Generación MArketing

Las colaboraciones entre marcas e influencers ya son nuestro pan de cada día y a los usuarios nos está empezando a pasar lo mismo que con los anuncios de televisión, no nos interesa la marca que pueda estar detrás, lo que de verdad nos atrae es lo que les pasa a las personas.

Y esto último es de lo que se están aprovechando, por decirlo de alguna forma, las marcas más ingeniosas. En el mundo hay miles de personas a las que les pasan cosas, unas más interesantes que otras, pero con las que muchos nos podemos sentir identificados o al menos nos puedan emocionar.

Una de estas historias la encontraron los publicistas de Atrápalo. Un chico llamado Lucas colgó un vídeo en Youtube en el que explicaba que se iba de Barcelona después de unos años y que quería agradecer a los barceloneses su hospitalidad regalando dos entradas para el teatro para dos de sus habitantes, para hacerlo las ató a un globo y los echó a volar para que llegaran a alguien al azar. A Atrápalo le gusto la historia y decidió hacer lo siguiente:

Hicieron de una historia completamente real una campaña de marketing con la que ayudaron a Lucas a hacer que su propósito llegara a más a gente y difundir su mensaje de agradecimiento.

Otra historia que ha llegado a mundo de la publicidad es la de Dillan, un chico con autismo que gracias a su iPad puede comunicarse con el mundo. Sí, Apple está detrás de esto, sus anuncios quizá no nos molestan tanto como los otros, son bonitos y vistosos, pero con este mini reportaje formado por diferentes vídeos da voz a una enfermedad nada fácil de tratar.

Para acabar os traigo un anuncio de Flex que se está emitiendo en televisión en estos momentos. Porque no solo se pueden hacer videos para Youtube con estos casos reales, sino que también anuncios televisivos que nos llamen la atención.

Seguro que habrá gente que eche en falta saber un poco más sobre estas personas y saber que significa ser asexual.

Pues ya vemos que el mundo de la publicidad está evolucionando acercándose a nosotros, las personas, haciendo que nos identifiquemos con las marcas ya que les añaden credibilidad y nos acercan a ellas de una manera diferente.

No hay una fórmula para hacer buena publicidad pero si un ingrediente, la curiosidad por lo que pasa en nuestro mundo.

Autora: Marina Llano Cardona