Aimee Song

Todos estamos acostumbrados a ver recomendaciones de productos en perfiles de famosos e influencer de redes sociales, pero estas no siempre son por iniciativa propia. como ya sabemos muchas marcas pagan a estas personas para que cuelguen una foto de su producto o hablen de ellos. Y eso es publicidad, aunque no nos lo digan, y eso a la Comisión Federal de Comercio (FTC) de Estados Unidos, la cual se encarga de velar por los derechos de los consumidores, no le está gustando mucho lo que está sucediendo con los influencer.

Aunque hay muchos casos que comentar, la polémica se ha desatado con la blogger e influencer Aimee Song propietaria del web Song of Style y con más de 3.6 millones de seguidores en Instagram. Aimee recientemente ha firmado un contrato con la marca de cosmética Laura Mercier el cual según WWD sería uno de los más largos que ha habido hasta el momento entre una blogger y una marca de cosmética.

Este tendrá una duración de un año durante el cual la blogger tendrá que crear contenido en el blog donde aparezca la marca, colgar fotos de los productos en su cuenta de Instagram y asistir a los eventos en los que participe la marca. Todo esto a cambio de unos 500.000 dólares.

Ella informó sobre la colaboración en un post en su blog y en las fotos que colgaba introducía el hashtag #mercierpartner pero esto no le parece suficiente a la FTC. Dicen que aunque haya informado en un primer momento sobre esta acción debe seguir haciéndolo en las siguientes publicaciones donde aparezca la marca de manera que quede claro que es un anuncio, ya que no todos los usuarios tienen porque haber visto ese post previo. Después de estas advertencias la blogger ha añadido el hashtag #ad a sus publicaciones de Instagram.

influencer 1

Imagen: Instagram @songofstyle

¿Pero por qué ponen tanto empeño en que se informe de que es publicidad?

Pues porque al no hacerlo pasa a ser publicidad encubierta, y por lo tanto publicidad engañosa lo cual es un delito. Tal como se cuenta en The Fashion Law, la ley de la FTC dice que los consumidores tienen el derecho a tener acceso “a la información que necesitan para tomar conocimiento de (compras) decisiones”, y los vendedores “merecen la oportunidad de competir en un mercado libre de engaño y prácticas desleales”.

Y esto sin importar el medio en el que se está haciendo esta promoción, por tanto, nadie se puede librar de cumplir la ley. Aunque la mayoría somos conscientes de este tipo de prácticas la FTC añade:

“Algunos bloggers que sacan los productos en sus mensajes no tienen conexión con los vendedores, es decir, no reciben nada por sus opiniones o reciben ninguna comisión. Ellos simplemente recomiendan los productos a sus lectores porque creen en ellos. Por otra parte, los acuerdos financieros entre algunos bloggers y anunciantes pueden ser evidentes para expertos de la industria, pero no a todos los demás que leen un blog en particular. Según la ley, un acto o práctica es engañosa si se induce a error a ‘una minoría significativa’ de los consumidores. Incluso si algunos lectores son conscientes de estas ofertas, muchos lectores no lo son. Por eso es importante la divulgación”.

Así que si se quieren librar de una sanción la FTC indica que se debe añadir “#Ad”, “Ad” o “Sponsored” para indicar que ese post tiene una compensación económica. Y no solo será responsabilidad de la que publica el post. La marca también tendrá que asegurarse de que eso se está haciendo porque si no las represalias serán para los dos.

Pero Aimee Song no es la única que no ha cumplido estas normas. Otra famosa blogger, Kristina Bazan autora de Kayture, también está en el punto de mira de la FTC ya que después de firmar un contrato con L’Oreál de 1 millón de dólares no indica en sus post que hay publicidad.

Influencer 2

Imagen: Instagram @kristinabazan

Y no nos olvidemos de Chiara Ferragni, la blogger que ha levantado un imperio gracias a The Blonde Salad. Es dificil encontrar un post en alguna de sus plataformas donde no aparezca un producto o marca que promocionado y en ninguno se indica que eso es publicidad. La blogger actualmente colabora con marcas como Ormana, SK-II, YSL Beauty, Eyeko, Chanel, Dior, Kenzo y Pantene.

Influencer 3

Imagen:Instagram @chiaraferragni

Así podríamos seguir con todos los bloggers e influencers del mundo. Pero en el sector de la moda esto es mucho más significativo ya que la rentabilidad de estas prácticas es muy alta.

Y aquí es cuando surgen las primeras dudas, bloggers e influencers siempre han sido fieles a no decir que eso es publicidad, sino que es una recomendación o simplemente hablan de algo que les gusta, aunque les paguen siempre justifican que lo hacen porque son afines con la marca y si no recibieran ninguna compensación económica hablarían de él igualmente. Por eso gustan tanto a sus seguidoras porque no perciben que se les está anunciando algo, pero si finalmente tienen que remarcar que hay publicidad en sus post ¿continuarán sus seguidoras confiando en ellas creyendo que eso solo es una recomendación o simplemente verán otro anuncio más?

La polémica está servida.